miércoles, 5 de mayo de 2010

Viaje complicado

Esto ocurrió hace 4 años en la provincia de Santa Cruz. Eramos 4 viajantes en una Ford Aerostar del '94. Veniamos de una noche de lluvia en carpa, hecho que puede llevarte a perder la paciencia. Habíamos salido hace 4 horas aproximadamente de El Chaltén, un hermoso pueblito de la cordillera. La semana anterior había estado lloviendo muchísimo, por lo tanto los caminos que no eran de asfalto estaban prácticamente intransitables.

A nosotros no nos importó las noticias de lo poco recomendable que sería meternos en unas huellas que nos llevarían a la estancia "La Luchita". Por ahora venía todo bien. Las huellas estaban muy marcadas lo único, por lo que había que manejar un poco afuera de ellas para que el fondo del vehículo no toque el suelo. Pero esas cosas son normales en un viaje de este tipo asique todos ibamos tranquilos.

Eran las 19 hs. apróximadamente cuando los frenos nos empezaron a fallar. Si hay algo que es imprescindible tener en un viaje de este tipo son: rueda de auxilio, frenos y kit de herramientas básicas. Sin los frenos no llegaríamos muy lejos, o mejor dicho, llegaríamos demasiado lejos..

Cuando paramos para ver que pasaba vimos que el tambor de freno de la rueda izquierda trasera estaba bastante golpeada del viaje que habíamos hecho a Río Pico. La ruta que lleva a ese pueblito esta hecha con piedras. La más chica es del tamaño de un puño. En el pueblito nos habían comentado con certeza que el único auto que se bancaba esa ruta era el Falcon, fierro argentino por excelencia.

Cuando logramos por fin sacar la rueda y abrir el tambor de freno (con el frío que estaba haciendo era difícil mover los dedos) nos encontramos con un desastre. Los resortes estaban rotos y el resto de las piezas chicas estaban prácticamente pulverizadas. Todos nos mirabamos en desesperación anhelando que el otro tenga una solución (aunque sabíamos muy bien que no la tenía mas que nosotros). La soledad en ese horizonte infinito era tan hermosa como desesperante.

Pedir ayuda sería inútil. La grúa no llega, y si teníamos la suerte de que sí vendría de lejos y hasta que llegase sería el otro día ya y nos saldría el valor de muchísimos suledos. Estuvimos urgando entre las herramientas un buen rato buscando alguna solución hasta que encontramos un pequeño tornillo. Se nos ocurrió usarlo para anular el freno que no andaba tapando la salida de líquido de freno de esa rueda. Cuando lo pusimos le sobraba un poco de espacio por los costados.. no serviría. Buscamos en un compartimento que hay abajo del asiento y encontramos un rollito de teflón... nunca en nuestra vida habíamos estado tan contentos de haber encontrado un rollito de teflón.

Puesto el teflón en el tornillo procedimos con nuestra obra maestra. Lo pusimos y parecia andar bien. Para asegurarnos de que estuviese funcionando correctamente uno bombeaba el freno y otro miraba el cañito. Si, el cañito perdía líquido cuando se frenaba. Asique volvimos a repetir el proceso una o dos veces más y finalmente quedó. La rueda con el freno roto anulado y las otras tres funcionando a la prefección. Que bien se sentía bombear ese freno y sentir la respuesta. Lo increíble fue que ese "atado con alambre" nos duró un año...

9 comentarios:

  1. un viaje sin complicaciones no es un viaje! jaja

    ResponderEliminar
  2. Onda que leo esto y me agarra frio jaja

    ResponderEliminar
  3. jajaja sos MC Giver, si me pasa eso hoy no cuento la historia....

    Tus historias me hacen acordar a capitulos de Lost...Previusly en la Patagonia.....

    Con tus relatos, confirmo que la vida es una sola y hay que vivirla a full y tambien vivirla para contarla...

    saludos

    Desde el otro lado del mundo jajajaja

    cande

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu visita a mi blog y las palabras allí dejadas, William.
    He estado leyendo este relato biográfico y aunque se pasa mal en esas circunstancias tan desafortunadas, qué grato es saber que nos crecemos en las adversidades y nos superamos por instinto de...¿supervivencia?. Un relato muy divertido, aunque para ti no lo fuese tanto en ese momento...
    Un saludo aventurero.

    ResponderEliminar
  5. Hola William, muy interesante tu relato
    amigo creo que cuando uno es joven todo
    lo que pasa en esos viajes son anedotas
    muy divertidas, pero cuando uno pasa los
    años nada de eso sería divertido.
    Gracias amigo por compartir tus viajes.
    tambien te doy las gracias por visitar mi
    humilde rinconcito,de los mejores amigos.
    eres bien resivido cuando gustes.
    el tuyo me ha parecido muy interezante.
    Un plaser conoserte, un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  6. nada mejor que "atado con alambre no"" que expereiencia ajaja y que frio!! un gusto amigo ya soy seguidora compatriota!

    ResponderEliminar
  7. Menuda aventura, con los apaños propios de MacGyver. Y además el arreglito os duró tiempo, que si llega a ir un super-mecanico fijo se estropea a los tres días…

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Gracias amigo por tus alentadoras palabras,
    en mi espacio,que dios te bendiga.
    Un gran abrazo,que estes bien.

    ResponderEliminar
  9. lola: cierto, los viajes siempre tienen complicaciones.

    Gustavo: no te das una idea el frío que hacía!

    Cande: jaja, ¿Mc giver yo?. Buenísimo! Abrazo!

    Marisa: Gracias por tu comentario. Experiencias como éstas hacen más interesante nuestra vida. Abrazo!

    Gladys Pacheco Leiva: gracias por la buena onda! me alegro que te haya gustado mi blog. Abrazo!

    María Susana: gracias por el comentario. El atado con alambre es uno de los tantos buenos inventos argentinos. :D

    Campoazul: gracias por el comentario! Abrazo!

    ResponderEliminar