lunes, 26 de abril de 2010

El encuentro

Estaba mirando atentamente mientras llegaba a la términal de autobús de San Carlos de Bariloche. Antes de entrar se acomodó bien su camisa y corbata, y se sacó el polvo que se le había pegado con el viento. Frenó su metódico caminar por un instante, inhaló profundo y entró.

Una vez adentro miró bien pero no logró encontrarla, asique se dirigió hacia uno de los trabajadores de allí preguntandole por el colectivo que venía de Córdoba. "esta atrasado señor... en esta época del año las nevadas dificultan la entrada a la ciudad".... .... "Gracias".

Después de unos 5 minutos que estuvo esperando dentro se impacientó y salió a caminar poniendose el sobretodo nuevamente. El sol y el viento le daban en la cara que escondía muy bien la ansiedad que tenía. Miraba su reloj, la ruta en el horizonte y los colectivos que llegaban de a ratos a la terminal... ¿por que no llega? ¿se habrá arrepentido?... pero no seas tonto, porque se va a arrepentir. Además todavía ni llegó el colectivo, ¿como sabes que no se subió?... claro ¿por qué no se subiría?. Finalmente resignado se sentó a esperar en un banco que miraba hacia el lago. Esa vista lo calmaba y se acordaba como empezó todo..

Había sido una tarde de noviembre del año anterior, es decir 1981. Estaba visitando unos familiares de Buenos Aires y se había ido a matar unas horas libres sandwich en una biblioteca de Capital. Agarró un par de libros que ojeó y dejó enseguida, no había nada muy interesante. finalmente se topó con un libro que tenía unas anotaciones hechas en lápiz en los márgenes que lo atraparon. Había algo en los pensamientos anotados que le parecían muy interesantes. La caligrafía de las notas le daban la impresión de alguien inteligente, delicada y dulce. Cuando vió la hora que era se apresuró para llevarse el libro y buscar un taxi para ir al café en donde se encontraría con su heramana que de seguro ya lo estaba esperando, y estaba embarazada de mellizos! y yo acá con la mente perdida!! pobre! me va a querer matar!.... se reía solo al acordarse la situación. Todavía no llegaba el colevtivo... Siempre todos tarde en este pais!! bueno, habrá que seguir esperando. Vió el reloj, apenas habían pasado 3 minutos y 20 segundos desde que se había sentado (sí!, contaba los segundos). Me estoy volviendo loco!

Esa misma noche terminó de leer las anotaciones del libro al volver del café. Al terminar de leer el libro vió que estaba anotado el nombre de la que había sido la dueña: Giannina Patrignami. La hija de algún Italiano que vino escapando de la guerra (o de las secuelas) seguramente, pensó él. Con mucho esfuerzo y con la inversión de unos cuantos dólares logró obtener la dirección de la mujer en Córdoba capital. Le había mandado una carta presentandose invitandola a escribirse. ¡Cuánto trabajo le había llevado esa corta carta!, había puesto todo su esfuerzo en no parecer algún psicópata que la seguiría como un loco... al parecer no le pareció eso a la mujer ya que al poco tiempo recibió una respuesta a su residencia en Bariloche. Y así estuvieron ida y vuelta por un mes y medio más o menos, todo iba muy bien hasta que llegó abril... a él lo embarcaron hacía las Malvinas. A muchos de sus amigos y conocidos también (éran todo jóvenes). Qué desesperación que tenía! en el frío y húmedo viaje lo único que podía pensar éra en Giannina. Él le mando una carta desde las islas diciendo que al volver (si volvía pensaba él aunque no lo escribía) quería conocerla personalmente, que se estaba enamorando de ella. Ella le escribió varias veces mientras estaba en las islas pero jamás las recibió, como no tenía respuestas ella dejó de escribir.

Pasaron las horas, los días, las semanas que parecían sin fin. ¿Cuándo terminaría todo ese sufrimiento? Entre la guerra y silencio de su amada se sentía desolado. Pero junto con Junio llegó su alivio, el oficial a cargo de su unidad les anunció la rendición Argentina y que pronto estarían de vuelta. A las pocas semanas volvío al continente y a su ciudad. En seguida le escribió a Giannina diciendo que estaba de vuelta y que estaba deseoso de poder conocerla pronto. Ella aliviada de que por fin tuvo noticias de él le dijo que se iría a Bariloche, el colectivo llegaba a la terminal a las 16 hs. del día 12 de Agosto. Élla llevaría una rosa roja en el abrigo para que la identificara. Y son las 16:15 hs. y todavía no la he visto! espero que no le haya pasado nada al colectivo, esa ruta es tan traicionera!... No digas esas cosas!!

Su mirada no se apartaba de la ruta, excepto para ver las agujas de reloj moverse lentamente (¿moverse lentamente? si siempre se mueven igual). Ruta, reloj, ruta, reloj... ya eran las 16:20, se estaba levantando para entrar a la terminal a preguntar de vuelta a ver que pasaba, cuando derrepente vió entrando un colectivo que decía: Córdoba-Bariloche. Su corazón pegó un salto tan grande que pensó que le saldría por la boca. Debe de ser ese! seguro que es ese! que nervios!.... concentrate! buscá la rosa roja en el abrigo.

De a poco iban bajando del micro hasta que había unas cuantas personas alrededor entre viajantes y familiares y amigos que recibían con besos y abrazos y pronto era un murmullo de voces encendidas de entusiasmo y algunas con lágrimas de alegría (siempre hay alguna tía o abuela sensible). De pronto vio salir de ese tumlto una jovencita hermosa. Tenía ojos azules con mirada dulce, cabello ondulado y morocho y un rostro tan tierno que al verla se quedó atónito viendola. Casi en seguida se recompuso al darse cuenta que caminaba hacía él. "¿vas hacia allá bombón?"... se quedó mudo, no lo podía creer. Estaba por seguirla cuando vió detrás de ella una mujer con una rosa roja en el abrigo. Era ella, Giannina, una mujer de unos 40 años, no muy linda pero de rostro simpático e inteligente. No sabía que hacer y mientras la joven ya lo había cruzado y se estaba alejando. No dudó mas, agarro con firmeza el libro de Giannina que usaría para identificarse y fue hacia ella. Al final yo me enamoré de ella sin verla, ¿porque debería ser diferente ahora?, ella me acompaño y espero sinceramente cuando estuve en Las Malvinas, no la puedo dejar ahora que se vino para conocerme por ir tras la hermosa joven.

Ella parecía no reconocerlo a pesar de que tenía el libro visible. Se acercó un poco más y se presento a ella, tratando de que su voz no suene a defraudado. Pero con cada palabra se convencía de que esa éra la impresión que estaba causando. Al terminar de presentarse la invitó a salir. La mujer con cara desconcertada le dijo que no estaba segura de que es lo que estaba pasabdo pero que la jovencita que acababa de pasar le había pedido en el micro que al bajarse usara esa rosa y que si me invitaba a salir le dijera que élla lo espera en el café que hay aca en frente...

10 comentarios:

  1. Hey!
    oye en tu comentario me pusiste que el café era un camino de ida, y me quedé pensando, camino de ida hacia donde?? jeje
    Hay varios lugares que quisiera conocer antes de morir, entre ellos Bariloche y las cataratas de Iguazú.
    Me gustó mucho tu relato :)
    saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¿Hay una segunda parte del relato? Xq quiero leerla

    ResponderEliminar
  3. Me gusto. Buen final. Tengo ojo re critico para los cuentos, el resto de los comentarios me los guardo para cuando tenga mas confianza con vos.

    ResponderEliminar
  4. ya había leído esto antes, inteligente sin duda la tal Giannina..
    saludos(:

    ResponderEliminar
  5. Lola^^: jeje, camino de ida a ningún lado. Lo decía porque es dificil dejar el café. Muy buenas elecciones! Bariloche e Iguazu son lugares hermosos :D

    Mipersona: No hay una segunda parte. Ahí es donde entra en juego la imaginación del lector, je!

    Marian: Gracias! bueno, va a ser un lindo desafío escribir para lectores como vos ;)

    brilum: muy inteligente la Giannina.. Gracias por pasarte :D

    ResponderEliminar
  6. Buen relato, un placer leerte,
    feliz semana.

    ResponderEliminar
  7. Es un placer leerte! siempre te lo digo! tenes un don! quiero una segunda parte del relato! Me encanto la historia.. siempre nos dejas con el final abierto y mi cabeza entra a imaginarse toda la historia .....

    quiero leer un to be continued!
    Sos lo mas!

    ResponderEliminar
  8. William , creo que tenes que escribir mas seguido! Deja la aventura y dedicate a escribir en el blog!!!! porque la verdad lo haces muy bien...

    como siempre sabes que soy tu fan!

    Gracias por todos los comentarios en Le Coin de Canduche y por la buena onda!

    ResponderEliminar
  9. Ricardo Miñana: gracias por pasarte! buena semna para vos también!

    Cande: Gracias por tus comentarios alentadores! :D
    Se me ocurrió una idea loca: podes escribir vos el "to be continued" de la historia, ¿te animás?
    Abrazo!

    ResponderEliminar