miércoles, 14 de julio de 2010

Leyenda del Cerro Tronador


La Patagonia es una tierra plagada de mitos y leyendas. Hoy les dejo para que disfruten una sobre el Cerro Tronador que para los que no saben lleva ese nombre por los sonidos de trueno que hace cuando tiembla.

El misionero jesuita P. Mascardi, según las crónicas, ya en el año 1670, recogió entre los indígenas la siguiente leyenda: Linco Nahuel, que quiere decir "Tigre de Ejército", era un cacique muy valeroso y tan celoso de sus dominios que no permitía a nadie acercarse a ellos.

Para su vigilancia mantenía centinelas en todas las alturas. Hubo un día en que llegó hasta el pie del cerro una tribu de hombres enanos. Venían armados. Con flechas enarboladas lograron vencer y tomar prisionero a Linco Nahuel y gran número de su gente. Los empujaron hacia la cumbre y comenzaron a arrojarlos uno a uno al abismo del cráter. El soberbio cacique Linco Nahuel, fue obligado a contemplar desde la cúspide el doloroso espectáculo de ver cómo los enemigos, a pesar de ser tan pequeños, despeñaban a sus queridos súbditos. Ante este hecho insólito se estremeció el Pillán, o espíritu dueño del cerro que tiene su morada en el interior del mismo, quien profundamente disgustado por la violación de sus dominios, envolvió en nieve a todos los combatientes, araucanos e intrusos, y los precipitó rodando valle abajo. Solamente respetó a los dos caciques contrincantes a quienes transformó en dos riscos que se ven ubicados frente a frente en el filo del cerro. El propósito que perseguía era el de que escucharan el fragor incesante que producían los precipitados en la profundidad del volcán.




Vista del cerro:

















Vista desde la cima.

11 comentarios:

  1. ¡Qué hermosa leyenda, William! Me ha encantado, es preciosa. Soy amante de las leyendas porque pienso que todas guardan una llama de verdad.
    Y las fotografías son espectaculares. Vives en una tierra hermosísima.

    Te felicito por este post. Ha sido exquisito.

    Besos hacia el fin del mundo (precioso, por cierto).

    ResponderEliminar
  2. Hola amigo Willian un relato muy interesante
    sobre las leyendas antiguas,las imagenes son preciosas,sobre todo la primera,gracias por compartir tan hermosos relatos amigo y gracias tambien por tu visita a mi pequeño mundo,espero
    ver el premio en tu página,si lo deseas no es
    obligación, que agas todo el trabajo que yo hise
    solo lo pones donde quieras tu.
    Besos amigo que estes muy bien.

    ResponderEliminar
  3. En el blog “Mis caricias del alma” editado el 15-7-10 http://miscariciasdelalma.blogspot.com/ te he dejado un detalle.

    Espero y deseo sea de tu agrado, como celebración de mi Santoral que comparto contigo en este momento.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  4. A veces pienso "que hermosa es Argentina" lastima por lo demas..

    ResponderEliminar
  5. Paso a desearte un expendido fin de semana, con la emoción añadida al celebrar mi santo en el día de hoy.

    La fiesta del Carmen la estoy viviendo con especial ilusión y no quería dejarla pasar sin compartirla contigo.

    Un murmullo acariciando los sueños del color de las estrellas.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  6. Irresistibles..., admirar esas bellas imágenes que además llevan consigo leyenda, un lujo. Me encanta el fin del mundo, me encanta, me lo traería aquí si pudiera...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Marisa: muchas gracias por tus halagos! me alegra que te haya gustado la leyenda y mi tierra. Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Gladys: Gracias por siempre dejar tu huella. Besos amiga!

    ResponderEliminar
  9. María del Carmen: muchas gracias por el detalle que me dejaste en tu blog! muy lindo el gesto!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  10. mipersona: cuánta razón tenes! lo único que podemos hacer es poner nuestro granito de arena para hacer de este un mejor país... por lo menos es lo que hago yo.

    ResponderEliminar
  11. campoazul: es irresistible el fin del mundo. Por ahí podrías venir a conocerlo. Eso si, te advierto que vas a querer quedarte por siempre.
    Besos!

    ResponderEliminar